27 de febrero de 2016

Plein air en La Arboleda


Hoy hace una semana hizo un día excepcional, un tiempo soleado y primaveral, de esos que preludian la primavera, aunque este año no hemos tenido casi invierno. Unos amigos nos animamos a pintar al aire libre en este lugar tan especial, La Arboleda. El pueblo vizcaíno donde ya se extrajo mineral de hierro en la antigüedad, pero más intensamente a finales del siglo XIX y cuyas minas de pozo abierto han quedado convertidas en lagos por influencia de las aguas subterráneas, originando un paisaje único y enigmático.
Yo suelo ir bastante a caminar por este entorno del valle de Trápaga, sobre todo porque desde allí parten muchos senderos para recorrer la zona, los montes de Triano. He subido recientemente a algunos de ellos como al Ganerán (823 m) o al Pico de la Cruz (803 m) partiendo desde el centro de interpretación de Peñas Negras. Algunos de los recorridos pasan por senderos mineros antiguos y quedan edificaciones derruidas testigo de la actividad que hubo en la zona. Es un entorno muy interesante.
Al estar este barrio de Trápaga a unos 400 m de altura, su subida se hace por una carretera sinuosa llena de curvas, en la que se va tomando altura a cada vuelta y las vistas son espectaculares. El funicular, la vía que antaño se utilizó  para bajar el mineral a la ría, es una de las formas de subir más entrañable, ¿quién no ha llevado a sus hijos a hacer este recorrido?

vista desde la Arboleda, monte Serantes y Punta Lucero
lago Ostion


Aquí dejo el resultado de lo que pinté en este día que disfruté mucho, sobre todo por la agradable compañía de estos artistas a los que nos une algo más que la pintura. 





panorámica desde La Arboleda. A la derecha al fondo el Abra.



16 de febrero de 2016

En vertical


Caminar mirando el mar, ese mar Cantábrico que a veces ruge y otras está tranquilo. Ver desde la orilla como rompen las olas, seguir su ritmo y su olor, cómo el agua fabrica un fino espejo sobre la arena, observar desde lo alto del acantilado a las aves mecerse a favor del viento, intentar descubrir donde se encuentran esta vez los cormoranes moñudos, caminar rápido porque amenaza tormenta, llegarse en marea alta al final del espigón para ver golpear las olas y sentir el agua pulverizada en el rostro, ver que las dunas se están recuperando e intentar llegar al faro por la montaña. Descubrir la isla del dragón llena de gaviotas sobrevolando. Sentir a la madre naturaleza.








5 de febrero de 2016

Experimentando con papel Yupo

Apunte sobre papel Yupo Lana Vanguard
Quien me conoce ya sabe de mi alma inquieta, de la necesidad de experimentar y probar nuevos materiales. Últimamente estoy probando diferentes papeles más satinados, incluso he utilizado papel fotográfico para impresora. Realmente se hace complicado pero al mismo tiempo es un reto.
Llevo tiempo queriendo pintar sobre Yupo, ese papel Estadounidense extremadamente satinado y que permite el borrado y realizar texturas. Difícil de encontrar por aquí, recientemente he adquirido en ArteMiranda un papel Yupo producido en Europa, el Yupo Lana Vanguard, digamosle así, aunque supongo que Yupo sólo lo pueden llamar los americanos que tendrán la patente.
En ArteMiranda dicen que es más respetuoso con el medio ambiente por estar fabricado con pellets de polipropileno, ser libre de ácido, 100% reciclable, resistente al envejecimiento y al rasgado. Su origen sintético y su acabado satinado de color blanco brillante sutilmente amarfilado, hacen del Lana Vanguard un soporte de 200 g/m² de peso, impermeable, sobre el que a simple vista parece difícil pintar con una técnica al agua
Aquí dejo constancia de un par de pruebas realizadas sobre este papel, es como pintar en cristal, cuesta mucho que seque la acuarela y además si vuelves sobre lo pintado se borra fácilmente. El uso de sal o alcohol produce efectos interesantes.  Habrá que fijarlo con algún producto para que perdure la acuarela. No sé que opináis vosotros.
Apunte sobre papel Yupo Lana Vanguard


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...