27 de diciembre de 2009

Escrito en el hielo

27 diciembre 2009


Llevo años contemplando un lugar que me enamoró con pasión la primera vez que lo vi. Se trata de un enclave en el Valle de Tena cercano a la localidad de Sallent de Gállego (Huesca), el nombre del lugar y pueblo que un día fue abandonado por imperativo legal y que hoy resurge de su olvido es Lanuza, y junto con él, el embalse que lleva su nombre y su historia. Alimentado por las aguas del Gállego y de Aguas Limpias, allí donde las aguas permanecen calladas en días de invierno, de mucho frío y de nieve, la sorpresa a la mirada surge de la nada. A menudo el agua tiene unos colores tan límpidos y puros, con unos matices verdeazulados de ese agua de montaña que su sola contemplación llena el alma. En pleno invierno la superficie se congela, a veces por zonas y no hay nada más gustoso que acercarse a contemplar cómo la nieve se deposita mansamente en la superficie.

 En estos días previos a la navidad, nunca lo vi tan bonito. La congelación de la superficie había adquirido formas inusitadas, estrellas que surgían de un punto cualquiera, puntos de luz estrellados, ondas congeladas y pequeñas huellas delatoras del paso de algún pequeño mamífero por su superficie.







23 de diciembre de 2009

La magia del Ojo de Atxulaur. Macizo del Gorbea

23 diciembre 2009
 
Ojo de Atxulaur
 

Ya sólo el nombre de este lugar en el macizo del Gorbea evoca misterio. Siempre que mi mirada desde la lejanía recorre visualmente la zona de Itxina, se produce algo de atracción. Por eso el otro día que tuve la oportunidad dominguera de hacer una excursión al Ojo de Atxulaur me acerqué con expectación.

El recorrido partió desde el parking situado en Pagomakurre (acceso al Gorbea desde Areatza, Bizkaia). Hay que tomar un sendero a la derecha en la zona de merenderos. Quizá por la época (casi invierno) y por la inexperiencia se hizo complicado seguir el mismo. A ratos se perdía por zonas más o menos pantanosas, otras se descubría una marca que te permitía retomar el camino en mitad del bosque de pinos., muchos ojos  buscábamos las pistas para continuar la marcha. Así durante buen rato,  camino que sigue en  ascenso hasta llegar al final del bosque que de repente había pasado a ser un hayedo y que al final de la subida se abre por un paso de ganado a unas magníficas vistas, de praderío salpicado con algún arbusto o haya dispersa.



Itxina
Desde este punto y elevando la mirada hacia la imponente roca, a modo de acantilado que se llama Itxina, es posible que descubras el Ojo mirándote. Ese agujero en mitad de la roca a modo de pasadizo es la entrada al entorno mágico de Itxina.



Ojo de Atxulaur
Sólo hay que hacer un último esfuerzo de ascensión hasta el mismo, por una senda que ziz-zagea un poco entre las hayas. No pierdes la referencia de dónde se encuentra el Ojo, pero se hace difícil encontrar la senda, porque se encuentra escondida entre las hojas caidas de las hayas.



Cumbre del Amboto desde el Ojo de Atxulaur

Desde el Ojo dominas las cumbres del Duranguesado, el Amboto imponente y Mari (la diosa madre de los vascos) tendida, esperando... Mirando abajo, el Valle de Arratia, si está despejado ves el Cantábrico abriéndose Bilbao al mar desde el Abra.

 Vista del Mar Cantábrico desde Itxina

Atravesamos este portal natural y allí abajo una gran hoya cubierta por hojas, roca  troceada y triturada por la acción del hielo, simas, hayas creciendo en cualquier resquicio de forma inverosimil,  es zona karstica, difícil de transitar por ella. No fue posible encontrar el camino para llegar a la cueva de Supelegor, donde habita Mari. Demasiadas marcas de todos los colores, demasiados tropezones y caidas, y otra palabra mágica, el tiempo, dejaron para otra ocasión este reto tan singular.


Hoya al atravesar el Ojo de Atxulaur

Imaginando el poder de la magia.

Iba yo pensando que tanto despiste en el recorrido realizado, que en realidad fue muy breve, solo puede deberse a la presencia de seres ocultos que guardan la zona. Están al servicio de Mari, la diosa vasca que habita en todas las cumbres de Euskalherria, dueña de la tierra y del clima a la que se le debe mucho respeto,  porque cuando no se encuentra en su cueva de Supelegor, a pocos metros del Ojo, y está por ejemplo en Amboto, estos seres se encargan de cuidar el bosque y de que todo mantenga el orden establecido desde siglos.


Ser oscuro imaginario

A los inexpertos en cuestiones de montaña les van haciendo ver pistas falsas y se encargan de tapar los caminos o de poner demasiadas marcas, con el objeto de que desistan de su intrusión en la mágica montaña. El camino de  subida  al pie del Ojo y atravesarlo, estaba tan oculto entre las hojas de las hayas, que probablemente estos seres se habrían encargado de ir acumulando hoja tras hoja para hacerlo invisible, además se cuidaron muy mucho de incluir trampas en el recorrido, que sólo dieron lugar a que tropezáramos y cayéramos en agujeros ocultos. Con tan mala fortuna que una vez atravesado el ojo casi fue imposible acercarse a una de las residencias de Mari, la cueva de Supelegor. Seguramente  Mari no estaría aquí peinando sus cabellos de fuego con un peine de oro, porque la cumbre del Amboto tenía alguna nube encima, signo inequívoco de que por el momento esa era su morada.

¿fuego "imaginario"en el Ojo de Atxulaur?




17 de diciembre de 2009

Sagua fractal. Acercamiento al ratoncito Pérez

17 diciembre 2009

Jugando un poco con la técnica digital, he podido acercarme al imaginario del ratoncito Pérez. Al igual que Pérez  imagina en su guarida miles de dientes que recompensar con una sonrisa, yo me he atrevido a imaginar muchos Pérez,  como si yo tuviera la capacidad de representar lo que en la mente de los inquietos infantes se cocina. ¿quién es Pérez de todos ellos?









12 de diciembre de 2009

El tiempo de niebla y lluvioso anima a la creación

12 diciembre 2009


m e n d i g a

A veces uno espera aprovechar el tiempo libre, sobre todo si son tres o cuatro días, saliendo a la naturaleza, disfrutando de la caricia del aire, dando paseos y visitando sitios conocidos o por conocer, pero a veces también este camino se tuerce y obliga a tomar otros derroteros.


b i c h o

Si de repente hace mucho frío y pierdes la sensibilidad en los dedos, el ambiente es húmedo, lluvioso y ventoso la invitación más razonable es quedarse al abrigo de la chimenea.


c a n t i l


Y qué mejor que coger los útiles de pintura y practicar con el agua.


p e c e a n d o

  
r í a

b e s u g o s





9 de diciembre de 2009

Mi bosque desde otro punto de vista. Microcosmos

9 diciembre 2009

 liquen arborescente
He ido a visitar mi bosque, uno de mis bosques porque tengo muchos preferidos, éste en concreto alberga una importante masa de Pinus sylvestris, ese pino que a medida que tu vista avanza hacia la copa se vuelve rojizo. Y cuando el pino tiene muchos años  su copa es muy elevada y esbelta, pero no es este el caso de mi bosque, porque todavía le queda mucho recorrido.


Una piña en una corteza de pino, parece un árbol de pino pintado

Lo más preocupante ha sido el contemplarlo casi muerto, apenas se veía verde en las copas, sólo verdeaban algunas zonas que yo definiría de minúsculas, las copas aparecían con aspecto avejentado, espectral, sin vida, como si se hubiera quemado, pero sin embargo no había rastro ninguno de brasa pasada.


Orugas de procesionaria del pino

Una contemplación más detenida te lleva a adivinar la causa, el bosque ha sido invadido por la procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) y al parecer no ha recibido tratamiento adecuado para la plaga. Posiblemente rebroten las hojas en primavera y esperemos que los depredadores naturales mantengan la plaga bajo control. De algunos de éstos el bosque estaba lleno, carbonero común, carbonero garrapinos, herrerillo capuchino.

Mixomiceto avanzando por una corteza de pino

El suelo del bosque rebosaba vida, bastante humedad que permite que el piso del bosque sea casi musgo, formaciones de líquenes por todas partes, brezo con todavía alguna florecilla y muchas setas  de todo tipo. Ninguna ha sido de las comestibles, ¿cuántos habrán pasado ya por el mismo lugar? Prueba de ello la cantidad de ejemplares destrozados por el suelo ¿con qué objeto? Todo tiene su función en el bosque, y aunque el hombre no lo aproveche que por lo menos lo respete.


Líquen dejando asomar a una briofita

Hoy me he dedicado a mirarlo con más minuciosidad si cabe y prueba de ello son estas imágenes, algunas de ellas podrían ser motivo de galería de arte.

Una piedra de culebra




Parecen ríos de púrpura o pulmón
(el líquen de antes modificado)



 Parece un fondo marino
(el líquen de antes modificado)

Las procesionarias de antes viradas



El árbol de pino en azules


28 de noviembre de 2009

Mi cerebro y yo. Inspiración a través del caos

28 noviembre 2009

Mi cerebro procesa la información que recibe a diario y con lo que se ha alimentado a base de años de experiencia, hace un análisis casi sin darse cuenta y generalmente acierta, era predecible o previsible. Será por eso que a veces me tildan de bruja, porque acierto, … y posiblemente sea porque mi cerebro está acostumbrado a trabajar mucho estos aspectos de observación.
Por eso en mi caso particular (sin ponernos a hacer un estudio serio ni científico) cuando algo de la información que recibo me sorprende, es decir, es algo que no tenía previsto observar mi cerebro, y lo observa, eso hace restallar algo que me reconforta y que me mantiene viva.


Me doy cuenta de que cada vez busco más estos momentos, como si fuera una drogodependencia. Abarco muchos campos de inquietud y no me conformo con la cotidianeidad impuesta. Me quedo perpleja (tras acudir a una conferencia sobre matemáticas y fractales) al ver que tengo que aplicar a mi comportamiento cerebral y a mi vida la teoría del caos.


Esta teoría tan compleja e ininteligible para un profano como yo en materia matemática la puedo entender un poquito con el ejemplo del movimiento del agua en una cascada, es imposible predecir la trayectoria de una partícula de agua en su curso, es un sistema a la vez continuamente cambiante y siempre estable. Es un sistema caótico. Y a mí en concreto, este sistema me causa fascinación y me puedo pasar horas mirándolo. Otros sistemas naturales caóticos son los relativos a los fenómenos meteorológicos, el crecimiento de plantas, o de organismos fúngicos, el movimiento del océano, crecimientos tumorales, distribución de capilaridad sanguínea,...etc

Los estudiosos dicen que el caos es inherente a la creatividad. Algo que sorprende  o llama la atención al cerebro, un momento que puede ser trivial para cualquier otro, parece que en el cerebro  creativo se origina un punto de bifurcación del sistema caótico de la mente y se abre el flujo de la creatividad, el tiempo se desvanece, todo se concentra en ello y  se realizan elecciones en este caos y se hace algo que en origen era impredecible, es decir se crea.

De forma no muy rigurosa podría decirse que la representación gráfica del caos son los fractales. El mundo fractal llama poderosamente mi atención. La representación visual de una operación matemática simple que es miles de veces repetida proporciona efectos visualmente sorprendentes.


Llegados a este punto de conjunción de lo puramente matemático y el  arte, yo me pregunto qué pasaría por el cerebro de Jackson Pollock cuando creaba, cuando inventaba el denominado expresionismo abstracto, se guiaba por la intuición se dice. Estudios en el campo de la física y matemática posteriores a su muerte (murió en 1956), en concreto Richard P. Taylor & al. (1999), demuestran que Pollock es el primer artista de arte fractal. El método de pintura empleado por el artista de goteo y rociadura “drip and splash” seguía un ritmo fractal, incluso estudiadas sus obras se ha podido calcular la dimensión fractal que tenían (comprendida entre 1 y 2) y cómo fue evolucionando con los años a mayor dimensión, llegando al 1,90. Es tal el alcance de la regularidad de los patrones fractales utilizados intuitivamente por Pollock, que dichos patrones matemáticos se han utilizado para verificar la autenticidad de las obras que estaban atribuidas al artista sin haber sido realizadas por él. Un método de detección de falsificaciones válido para Pollock.

Si quieres practicar el método de Pollock clicka cuanto quieras en el siguiente lienzo virtual:











Espero que este caos no se agote en mi cerebro ni en el cerebro del hombre porque realmente yo disfruto con ello y la humanidad progresa en todos los campos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...