28 de noviembre de 2009

Mi cerebro y yo. Inspiración a través del caos

28 noviembre 2009

Mi cerebro procesa la información que recibe a diario y con lo que se ha alimentado a base de años de experiencia, hace un análisis casi sin darse cuenta y generalmente acierta, era predecible o previsible. Será por eso que a veces me tildan de bruja, porque acierto, … y posiblemente sea porque mi cerebro está acostumbrado a trabajar mucho estos aspectos de observación.
Por eso en mi caso particular (sin ponernos a hacer un estudio serio ni científico) cuando algo de la información que recibo me sorprende, es decir, es algo que no tenía previsto observar mi cerebro, y lo observa, eso hace restallar algo que me reconforta y que me mantiene viva.


Me doy cuenta de que cada vez busco más estos momentos, como si fuera una drogodependencia. Abarco muchos campos de inquietud y no me conformo con la cotidianeidad impuesta. Me quedo perpleja (tras acudir a una conferencia sobre matemáticas y fractales) al ver que tengo que aplicar a mi comportamiento cerebral y a mi vida la teoría del caos.


Esta teoría tan compleja e ininteligible para un profano como yo en materia matemática la puedo entender un poquito con el ejemplo del movimiento del agua en una cascada, es imposible predecir la trayectoria de una partícula de agua en su curso, es un sistema a la vez continuamente cambiante y siempre estable. Es un sistema caótico. Y a mí en concreto, este sistema me causa fascinación y me puedo pasar horas mirándolo. Otros sistemas naturales caóticos son los relativos a los fenómenos meteorológicos, el crecimiento de plantas, o de organismos fúngicos, el movimiento del océano, crecimientos tumorales, distribución de capilaridad sanguínea,...etc

Los estudiosos dicen que el caos es inherente a la creatividad. Algo que sorprende  o llama la atención al cerebro, un momento que puede ser trivial para cualquier otro, parece que en el cerebro  creativo se origina un punto de bifurcación del sistema caótico de la mente y se abre el flujo de la creatividad, el tiempo se desvanece, todo se concentra en ello y  se realizan elecciones en este caos y se hace algo que en origen era impredecible, es decir se crea.

De forma no muy rigurosa podría decirse que la representación gráfica del caos son los fractales. El mundo fractal llama poderosamente mi atención. La representación visual de una operación matemática simple que es miles de veces repetida proporciona efectos visualmente sorprendentes.


Llegados a este punto de conjunción de lo puramente matemático y el  arte, yo me pregunto qué pasaría por el cerebro de Jackson Pollock cuando creaba, cuando inventaba el denominado expresionismo abstracto, se guiaba por la intuición se dice. Estudios en el campo de la física y matemática posteriores a su muerte (murió en 1956), en concreto Richard P. Taylor & al. (1999), demuestran que Pollock es el primer artista de arte fractal. El método de pintura empleado por el artista de goteo y rociadura “drip and splash” seguía un ritmo fractal, incluso estudiadas sus obras se ha podido calcular la dimensión fractal que tenían (comprendida entre 1 y 2) y cómo fue evolucionando con los años a mayor dimensión, llegando al 1,90. Es tal el alcance de la regularidad de los patrones fractales utilizados intuitivamente por Pollock, que dichos patrones matemáticos se han utilizado para verificar la autenticidad de las obras que estaban atribuidas al artista sin haber sido realizadas por él. Un método de detección de falsificaciones válido para Pollock.

Si quieres practicar el método de Pollock clicka cuanto quieras en el siguiente lienzo virtual:











Espero que este caos no se agote en mi cerebro ni en el cerebro del hombre porque realmente yo disfruto con ello y la humanidad progresa en todos los campos.


1 comentario:

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...