26 de febrero de 2009

Retazos de realidad

En no pocas tradiciones orales la sabiduría viene representada por un templo con dos columnas en la puerta, estas dos columnas tienen nombre de elementos opuestos, llamaremos a una el MIEDO y la otra el DESEO. Cuando alguien se encuentra frente a esa puerta, mira la columna del miedo y piensa ¿qué me encontraré ahí delante?, luego mira la columna del deseo y piensa Dios mío, ya estoy acostumbrado a lo que ya tengo… sólo quiero vivir como siempre. Y se queda allí parado: a eso le llaman TEDIO.

Tedio, el movimiento que no cesa. El tedio y la rutina son refugios seguros, aunque uno se esté quejando todo el día. (Extraido de Paulo Coelho en artículo para El Semanal).

Mi arce esperando

Rutina y tedio son inmovilizantes, no le falta razón a Paulo cuando dice que la vida no le habrá enseñado nada a aquel que cuando recibe un empujón de la vida, se resiste y continúa en el mismo lugar, siempre quejándose, su sufrimiento habrá sido inútil. El quejica es un tirano para el que vive en su entorno, siempre pide atención, él es el más probrecillo, que le contemples de continuo, pero….. NO HACE NADA.

las chiviritas asomando a la primavera

el 1. ermita en medio del campo

Reconozco en mucha gente este inmovilismo, pero MI OJO MORADO atraviesa esa puerta cada vez que puede, a ver qué le depara esa inmensidad inexplorada. Es muy enriquecedor. Incluso las cosas rutinarias, las noticias, se ven con otros ojos, las piensas y las vives de otro modo. Recomendable cien por cien.

acompañante matutino en mi cristal

1 comentario:

  1. Has dado en todo el clavo, con la definición de quejica, me tocó vivir con uno, pero ya me cansé.
    Besotes!!

    ResponderEliminar

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...