16 de agosto de 2009

Visitantes de mi jardín que se hacen querer

16 agosto 2009
Varios años han transcurrido ya de disfrutar de un pequeño espacio verde junto a la casa de pueblo que utilizo para alejarme del estrés que impone la ciudad. Este espacio se ha convertido con el tiempo en arteria vital y necesaria para mi. Fluye la vida estación tras estación.
Durante muchos años la protagonista ha sido "Minina". A cambio de alimento he recibido más de lo que yo he dado y cuanto agradecimiento ha mostrado con sus pequeños gestos, me ha presentado a sus sucesivas generaciones de retoños, ha defendido mi jardín de intrusos, me ha ronroneado pegándose a mi al caminar por el jardín y sobre todo, ya hubieran pasado semanas o meses de espera, siempre me ha recibido alegremente, abriéndome la casa y dándome la bienvenida, pero Minina seguramente ha cumplido su ciclo vital y ya no viene a verme.
Mirlo común (Turdus merula)
Desde la ventana miro el jardín y veo a los mirlos comiendo lombrices, moviéndose a saltitos por el cesped. No faltan los colirrojos, estoy convencida de que crían en una pared de piedra que hay a la espalda, cómo les gusta otear desde un pequeño saliente.
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)
También son habituales como no, los gorriones, así como los verdecillos, carboneros, jilgueros, incluso los pardillos han anidado en un frondoso seto que ahora he eliminado.
Gorrión común (Passer domesticus)
Verdecillo (Serinus serinus)
No es habitual pero de vez en cuando suelen aterrizar los estorninos, alguna urraca se da un paseo de reconocimiento o las lavanderas buscan algo de alimento.
Urraca (Pica pica)
Y no digamos la alegría de reconocer en un arbusto a un chochin dando saltitos y elevando su colita, o una abubilla que enseguida emprende el vuelo y como olvidar aquel día en el que vino un pico carpintero y se situó en el tronco del arce durante breves segundos.
Lavandera blanca (Motacilla alba)
Este verano tengo dos amigos que se han hecho habituales, por un lado la tórtola turca que con su canto continuo nos anima el día, parece que le ha gustado el poste de la luz y no lo abandona, sólo para realizar un corto paseito.
Tórtola turca (Streptopelia decaocto)
El otro amigo habitual de este verano es un torcecuello. Es un pico carpintero peculiar y yo le creía un pájaro improbable de ver pero ¿quien me iba a decir a mi que me visitaría a diario? Ver un torcecuello parecía tarea difícil por las referencias ornitológicas y al parecer lo primero que lo identifica es el canto y luego a duras penas es observable, pero a mi jardín aparece cuando le viene en gana, incluso con mi presencia cercana ¿Me habrá perdido el miedo?
Torcecuello (Jynx torquilla)
Torcecuello (Jynx torquilla)
Gracias a mi amigo Carles, quien tiempo atrás me hizo aficionarme a esto del mundo pajareril, sé que comen hormigas y quizá por haber encontrado las hormigas de su gusto en mi jardín el torcecuello viene a diario.
Torcecuello (Jynx torquilla)
Torcecuello (Jynx torquilla)
En pocos días dejaré por algún tiempo de contemplar el jardín, hasta la próxima vez que quién sabrá qué sorpresas me deparará este trocito verde en la provincia de Burgos.

1 comentario:

  1. Cada vez que veo tus entradas, me entra una envidia tremenda!! eres toda una privilegiada al poder disfrutar de estas pequeñas cosas y de esos maravillosos paseos.
    Un beso grandote desde esta jodida urbe!!
    Prontito quiero subir al norte, ya voy teniendo mono.

    ResponderEliminar

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...