7 de octubre de 2009

Recorrido por el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz)

7 octubre 2009

Cigüeñas y garza real. Salburua
Durante muchos años de mi vida siempre he asociado el nombre de Salburúa a unas campas de gran tamaño, cercanas a Vitoria-Gasteiz donde se ha celebrado el "alderdi eguna", el día del PNV, el Partido Nacionalista Vasco. Recuerdo haber visto fotos en los periódicos del Lehendakari Ardanza en dichas campas ofreciendo algún discurso.
Ataria. Centro de interpretación en Salburua

Muchos años han pasado desde entonces y ahora la referencia de Salburúa, al menos para mí, es la de un pequeño paraíso de biodiversidad y de un entorno de disfrute para toda la ciudadanía junto a la cercana capital de Vitoria. Gracias en este caso al equipo de personas que estén al frente de la gestión, se ha conseguido recuperar un espacio que se convierte en un pulmón para la ciudad.

Las actuaciones inconscientes del hombre de haber ido desecando las zonas húmedas para convertirlas en productivas, es decir conseguir tierras de pasto o cultivo, han ido dañando poco a poco la riqueza natural que tuvimos en un tiempo no tan lejano.   La concienciación medioambiental y la observación del resultado de malas gestiones en el pasado, han hecho que ya desde 1994 se iniciaran los trabajos de recuperación y que hoy podamos disfrutar de este enclave. No sólo Salburúa sino todo el anillo verde que rodea la ciudad.
zampullin

Recientemente se ha construido un Centro de Interpretación, ATARIA, con una visión arquitectónica singular, atractiva y sencilla que permite comprender y asimilar el gran valor del entorno. Es interesante acercarse, seguro que algo de lo que se muestra os sorprendería.

Mi deseo de conocer el lugar, que tenía ya previamente en mente, se ha visto quizá acelerado al inaugurarse el pasado julio el Centro de Interpretación. Me he acercado desde entonces en dos ocasiones  y he podido ver en primera persona el lugar, realizar un amplio recorrido y disfrutar con la avifauna tan diversa que existe.

 cigüeñas en Salburúa
El recorrido discurre rodeando a dos balsas de agua, la de Arkaute, que puede rondar los 4 Km en su perímetro y la de Betoño de unos 2,5 Km.  Todo ello se encuentra perfectamente marcado y los caminos se entrecruzan por algunos puntos. Te facilita el recorrido los folletos que proporcionan en el Centro de Interpretación. Algunas zonas están rodeadas de densas choperas, otras zonas más arbustivas y otras de carrizales. Según la época de visita se pueden disfrutar variados coloridos.

  Avetorillo
En el camino que rodea a las balsas se encuentran dos observatorios de aves, el de Las Zumas y el de Los Fresnos, ambos se sitúan sobre la balsa más amplia, la de Arkaute. Es en estos lugares desde donde se pueden observar aves que de otro modo es muy difícil de contemplar.

Por ejemplo, es la primera vez que yo había visto un avetorillo común (Ixobrychus minutus) y me resultó sorprendente, lo intrigante del animal, los movimientos que hacía entre los carrizos, muy callado y cómo de repente alargaba el cuello hasta límites insospechados, cuando pescó algo del agua hizo un movimiento tan rápido que casi ni me dio tiempo a verlo.
 Avetorillo
En esta zona de carrizal del observatorio Las Zumas también vi zampullín común (Tachybaptus ruficollis), alguna polla de agua (Gallinula chloropus) entre la vegetación. De lejos se podían apreciar muchas cigüeñas (Ciconia ciconia), bien volando o posadas en algún árbol, bastantes garzas reales (Ardea cinerea), aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) haciendo vuelos.
Andarríos grande (Tringa ochropus)
 Rascón europeo (Rallus aquaticus)
El observatorio de Los Fresnos asoma mucho más al agua y allí mismo se ven muchos ánades azulones (Anas platyrhynchos), alguna focha común o gallineta (Fulica atra) y vi al Rascón europeo (Rallus aquaticus) algún adulto y juvenil, parecía despelujado, si se puede emplear este término. También una pareja de andarrios grande (Tringa ochropus). Se veían muchas gaviotas reidoras (Larus ridibundus), incluso alguna patiamarilla pegándose con algún cangrejo para comerlo (Larus cachinnans).
Rascón juvenil (Rallus aquaticus)
Despúes de haber disfrutado durante largo rato en el observatorio recorrí el sendero que circunda la balsa de Arkaute y pude ver cantidad de verdecillos, petirrojo, algún mosquitero, golondrinas posadas en algún árbol, lavanderas, estorninos, pero lo que más me sorprendió fueron los ciervos (Cervus elaphus), el grupo de machos estaba separado del de hembras y asomaban las cuernas, era una imagen realmente bonita, sobretodo por inesperada. El grupo de hembras que se encontraban en otra zona, casi acercándome al final del recorrido, hacia la otra balsa,  me miraba con atención, había muchos cervatillos entre las hembras.
Petirrojo (Erithacus rubecula)
El paseo por este lugar se puede disfrutar de diferentes modos, porque aparte de las aves, también existe la posibilidad del recorrido botánico, herpetológico o de insectos.O simplemente disfrutar de un paseo sin ningún objetivo concreto como hace muchos vitorianos, a los que te encuentras en todo el recorrido, bien caminando o bien entrenando.
Ciervos en Salburúa
Gaviota patiamarilla con cangrejo







votar

1 comentario:

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...