14 de febrero de 2010

Una etapa necesaria pero complicada

14 febrero 2010


Una mañana de sábado mientras desayunaba, mi mirada por un momento se fijó en las marcas de la pared. Van señalando puntualmente los centímetros que crece mi hijo adolescente. Mientras las miraba me iba diciendo a mi misma que los problemas y complicaciones que lo acompañan son directamente proporcionales a su crecimiento. Y lo que me queda.

Leyendo una entrada del blog mirando al infinito, veo reflejado lo que ocurre en cualquier centro de secundaria, la desesperación de los profesores y el aburrimiento de los chavales. En el entorno familiar más o menos parecido. Qué es lo que se necesita para motivarlos, por qué la enseñanza tiene que estar tan reglada y tienen que pasar todos por el mismo aro, por qué no se potencian los talentos de cada uno y se los valora y estimula en esos campos para los cuales están especialmente dotados. Abocados al fracaso escolar por no cumplir con las rígidas y uniformes normas. No todos tienen que acabar siendo “ingenieros”, digo yo.  


Esta etapa de la vida es muy complicada, sólo me hago preguntas y leo muchas respuestas de expertos, pero ¿cómo aplicar lo que recomiendan? Parece tan fácil cuando se lee...

El convivir con un adolescente es una “enfermedad” que hay que pasar y que se cura con el tiempo dicen todos los que han pasado antes por ello. Quizá sirvan de consuelo las palabras del médico de Familia inglés, Ronald Gibson. Comenzó una conferencia sobre conflicto generacional, citando cuatro frases:


 1) "Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos."

 2) "Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país, si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es  insoportable, desenfrenada, simplemente horrible."

 3) "Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos."

 4) "Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura."

 Después de enunciar las cuatro citas, el Doctor Gibson, observaba como gran parte de la concurrencia aprobaba cada una de las frases. Aguardó unos instantes a que se acallaran los murmullos de la gente comentando lo expresado y entonces reveló el origen de las frases, diciendo:

 La primera frase es de Sócrates (470 - 399 A .C.).
 La segunda es de Hesíodo (720 A .C.).
 La tercera es de un sacerdote (2.000 A .C.).
 La cuarta estaba escrita en un vaso de arcilla descubierto en las ruinas de Babilonia (actual Bagdad) y con más de 4.000 años de existencia.

 Y ante la perplejidad de los asistentes, concluyó diciéndoles:
 Señoras Madres y Señores Padres de familia:

 RELÁJENSE, QUE LA COSA SIEMPRE HA SIDO ASÍ...










2 comentarios:

  1. Como dices, las cosas ciempre han sido asi. Pero hoy: Feliz dia del cariño y la amistad, un fuerte abrazo mi amigo

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa en común...un hijo adolescente, bueno en mi caso una hija...afortunadamente, es un cielo!
    La entrada genial, quería leer ese final, así lo creo yo también.
    Al fin y al cabo, son nuestras creaciones!
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...