17 de enero de 2013

Grullas en la niebla


Hice una visita en diciembre por la Sierra de Gata en Cáceres, Extremadura, en apenas un fin de semana. Un paisaje que realmente me dejó impresionada y que no imaginaba encontrar. Sobre todo porque siempre imagino Extremadura en verano, mucho calor y todo seco y sin embargo, en esta época el verde en las dehesas tenía todo tipo de matices. Numerosísimas encinas y olivos como motas en el paisaje y además también abundaban los naranjos. Los pueblos de la zona, auténticos y con sensación de ser un lugar al que todavía no ha llegado el turismo masivo, lo cual en estos tiempos es de agradecer.


Fueron unos días de bastante frío y niebla y parecía que iba a ser poco propicio para observar aves, pero tuve la suerte de poder ver muchas grullas (Grus grus) en los alrededores del embalse de Borbollón. Al anochecer se acercaban a una isla en el interior del embalse que usan como dormidero y era un espectáculo verlas llegar en formaciones en "V" y con sus incesantes trompeteos. Por el día salen a alimentarse de bellotas, y otro tipo de semillas en las zonas de sembrados y dehesas.

Cuando llega el otoño en el Norte de Europa, las grullas recorren unos 3000 kilómetros (en unas 3 semanas) desde países como Estonia, Suecia, Dinamarca o Alemania hasta llegar a las zonas cálidas del suroeste de la Península Ibérica donde pasan el invierno o al norte de África. Se calcula que sobre 75.000 grullas llegan a Extremadura cada año, lo que supone un 70% de las grullas que vienen del norte atravesando los pirineos. En la zona donde estuve del embalse de Borbollón se calcula que hibernan unas 5.500 grullas cada temporada.











1 comentario:

  1. En Casalarreina las grullas viven como reinas......tranquilitas junto al rio..........sin que nadie las moleste.......

    Preciosas fotos......un saludito

    ResponderEliminar

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...