9 de marzo de 2013

Subida al Gorbea por Alava


Cruz del Gorbea. 3 marzo 2013
El Gorbea (Gorbeia) es el monte emblemático que hay que subir alguna vez en tu vida. Su cumbre de 1482 metros está a caballo entre Vizcaya y Alava. La ascensión con buen tiempo es agradabable y depende de por donde se suba, no muy larga. Yo he escuchado muchas veces apuestas del tiempo que se hace hasta la cumbre, que si dos horas, que si corriendo,... y muchas bilbainadas al respecto. También conozco a gente que sube casi todas las semanas, como si de un paseo por el muelle se tratara.


Personalmente he hecho cima 4-5 veces y muchas otras veces he caminado por el entorno del parque natural sin ser ese el objetivo. Cuando he ido con buen tiempo, sin haber niebla en el entorno he disfrutado mucho del paisaje, de las hayas, de la roca caliza, de los praderíos, de sus lugares ocultos, pero también me ha dado algún que otro susto, sobre todo hace un año un día de ventisca y todo fue por ver la cencellada en la cruz, ese hielo en horizontal como una escultura esculpida en la cruz. Me dije de no volver al Gorbea por la experiencia, casi mística, pero he vuelto a ir hace una semana.

No soy montañera verdadera, me gusta subir a la cima pero me cuesta mucho esfuerzo, no estoy preparada físicamente, además de que una ya no está en edad y luego lo notan todas las articulaciones, lo peor las rodillas. Pero de repente te ves quedando un domingo a las 8 de la mañana para ir y además por el camino más largo, el cual no conoces. Sabes que hay mucha nieve, pero mucha, mucha, porque ha nevado mucho la última semana y te acercas hasta la localidad de Sarria, junto a Murguía para acometer el ascenso dejando el vehículo en el Parketxe, el centro de interpretación del parque.


El camino va bordeando el río Baias y está totalmente nevado, como es primera hora la nieve está dura y hay bastante hielo, pero el día es luminoso y subirá la temperatura. Voy haciendo fotos del paisaje arbolado, escucho a muchos pájaros pero no me puedo detener demasiado para su observación, queda mucho recorrido.



Se llegan a atravesar tres puentes y cuando pasas el último empieza la subida prolongada, aunque vas siguiendo la huella se te hunden las piernas continuamente y hay que hacer doble esfuerzo para subir, sube mucha gente y te van adelantando.  Se llega a un pequeño refugio Gorrostiano que está a 1.000 m, y aquí ya hay mucho viento, un viento que no te deja estar mucho tiempo parado. El subir no se acaba nunca, se me va haciendo eterno, es toda una subida similar vas viendo a los que suben por arriba, pero en ningún momento ves la cruz como referencia. Vas pensando cuando llegue ahí arriba, donde están esos, veré ya la cruz, pues no, no se ve, y cada vez te cuesta más dar un paso, con tanta nieve que te hundes, ahora incluso te caes alguna vez. Algunos suben con raquetas, o con esquís, algunos de los que te han adelantado ya vuelven, y te animan a continuar. El caso es que por cabezonería sigues, a pesar del cansancio, a pesar de que ya se empiezan a resentir las articulaciones.  Y por fin llegas a la cumbre, con un viento insoportable, te quedas allí lo justo para hacer un par de fotos, unas chovas piquigualdas juegan con el viento, y ahora toca volver por donde has subido. La bajada también se ha hecho eterna y además al estar la nieve mucho más blanda, las caidas frecuentes. Un palizón al que no estoy acostumbrada.
En resumen 20 Kilómetros, 7 horas 30 minutos, metros ascendidos: 1.100, máximo gradiente: 21,5% y luego lees por ahí que la subida se hace en 2 horas 15 minutos a ritmo tranquilo. Supongo que no tendrán en cuenta la nieve.



Chova piquigualda en la cruz del Gorbea



Río Baias
El último repecho



4 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Por Dios!!!! , que paliza te has metido. Me estaba cansando mientras te leía.Aunque las fotos han merecido el esfuerzo.

    ResponderEliminar
  2. Una experiencia recomendable.........al menos una vez en la vida........

    como digo yo.............la vida sin esfuerzo no es vida..............jjajajajjja

    e ir al monte te supone eso............pero cuando llegas arriba........te das cuentas de que todo merecio la pena..........

    da igual el tiempo en que tardes el recorrido.............lo bonito es llegar..........y sino llegas hasta arriba...........no pasa nada....!otra vez sera! un saludito

    ResponderEliminar
  3. Preciosa subida que ya es trabajosa sin nieve, yo hace dos semana desde Zárate no pude llegar a la cumbre por exceso de nieve. Eres una heroina. Con las fotos que has sacado tienes unos temas fabulosos para futuras acuarelas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buena crónica, que a la vez que nos mete en el papel, nos confirma por las fotos que pese a todo tu ojo morado, por suerte, no descansa.

    ResponderEliminar

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...