12 de noviembre de 2013

Para probar un papel

Flores secas * 29,7 x 42 papel Daler&Rowney
Los cánones dicen que el papel para acuarela debe ser blanco natural, libre de ácido y 100% algodón. Blanco natural, para poder dejar las luces aprovechando el papel sin pintar y que resplandezcan,  que sea libre de ácido para que el paso del tiempo no modifique los colores, ya que los papeles que no son así, amarillean y les aparecen manchas con el tiempo. El hecho de que el papel tenga mayor porcentaje de algodón ofrece más garantías de que el papel no se estropee si se insiste con los pinceles, de tal modo que no salgan bolitas o imperfecciones con tanta facilidad que si es un papel de celulosa, es decir que permite rectificar algo más. 
En cuanto al gramaje, varían mucho desde 180 hasta 600 gramos (por m3), a mayor gramaje el papel con el agua se deforma menos, se hacen menos ondulaciones y por tanto el agua y pigmento se expandirán más uniformemente que si se hace una ondulación, aunque siempre habrá sistemas para tenerlo bien sujeto y evitar que se ondule.  Y luego está el tipo de grano con el que el fabricante lo pone a disposición de los clientes, el grano fino y grano grueso. El grano grueso deja ver mayores efectos de texturas, precisamente por el grano, frente al grano fino que permite obras con aspecto más acabado.
Y siendo esto lo básico y esencial, luego viene la experiencia de cada Artista. A mi por ejemplo, me gusta mucho el papel de grabado Super Alfa, que precisamente es bastante amarillento. En cuanto al gramaje, hasta en un papel normal A4 de oficina, me gusta como queda una aguada, sí que es verdad que queda onduladillo cuando seca, pero eso si se da demasiada agua. Luego están los papeles artesanos, que de pura artesanía cuesta domarlos, hay que comprender cómo se comportan para sacarles algo, a veces el agua no se extiende nada, me comentaron que mojándolos en una bañera, igual se les podía quitar el apresto de origen. Y los papeles muy satinados, que uno no sabe por donde se desliza el agua. Todo un mundo, que a veces se hace incontrolable, y eso es lo que tiene de reto la acuarela, que nunca se sabe como va a acabar, el agua tiene sus armas y hay que negociar con ella para obtener los mejores resultados.
Recientemente he comprado un papel inglés, de la firma Daler & Rowney, en tamaño A3 y de 300 g/m3. Es libre de ácido, pero 100% celulosa. Para mi desconocido, así que hice una prueba tomando de modelo unas flores secas, de esas que recojo por los senderos.

5 comentarios:

  1. La calidad del papel es algo que he empezado a valorar no hace mucho, antes con "cualquier" papel me conformaba y sin embargo se nota mucho el uso de un buen producto, incluso al cambiar cuesta habituarse a él, a cómo responde, a mí al menos.

    ResponderEliminar
  2. Yo, lo he probado y me gusto...

    un saludito

    ResponderEliminar
  3. Que sabia eres blogavante! Siempre se aprende algo contigo.
    Salud

    ResponderEliminar
  4. He probado a ser un Pollock y es mazotxulo. Mola.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito nena! Me encanta, quedaría estupendo enmarcado en mi salón...

    ResponderEliminar

Si algo de lo observado te invita a comentar, puedes hacerlo. Será bienvenido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...