21 de junio de 2014

Una maceta

Una maceta
Acuarela 
36 x 26*papel  Arches grano fino 300g
Exposición de talleres de la Agrupación de Acuarelistas Vascos. Del 16 al 30 de junio de 2014 en la Sala Barrainkua de Bilbao. Exposición variada que muestra trabajos de alumnos del curso que acaba de terminar en la Agrupación. Aquí mi participación.

16 de junio de 2014

Inicios en aguafuerte

Una inmersión en el mundo del grabado incluye obligatoriamente aprender la técnica del aguafuerte, es una técnica de grabado de las llamadas indirectas dentro del grabado calcográfico. Se trata de que el dibujo realizado sobre una plancha de metal previamente barnizada, lo corroe un ácido y éste es el que realiza las lineas, de ahí lo de técnica indirecta, cuanto mayor tiempo esté la plancha sumergida en el ácido mayor será la hendidura realizada y más oscura saldrá la posterior estampa. Y se trata de una técnica calcográfica ya que en este caso lo que se graba (lo dibujado) es lo que se estampará, al contrario de las técnicas en relieve, como el linograbado del que también hice una pequeña incursión en otra entrada del blog.
Una vez preparada la plancha con el ácido, el proceso de estampación resulta laborioso,  la tinta se ha de introducir en los huecos realizados por el ácido con una rasqueta y retirarla cuidadosamente con una tarlatana, que es una tela rígida que permite retirar el resto de tinta pero que no quita la que se ha introducido en los surcos. Posteriormente se estampará en el papel de grabado con el uso del tórculo, que hará la suficiente presión sobre la plancha y el papel para transferir la tinta al papel. Quedará una linea nítida en el papel.
Yo me he permitido hacer pruebas, diferentes del clásico aguafuerte monocolor, con la introducción de acuarelas u otros. Y aquí alguno de los resultados de la primera plancha de cobre que he trabajado.






1 de junio de 2014

Un día por el monte Aitzkorri

vista de Aitzkorri
1528 metros. El pico más alto de Euskadi, situado en la Sierra del mismo nombre, una parte en Alava y la mayoría en Gipuzkoa , divisoria de aguas entre el Cantábrico y el Mediterráneo. Aquí tienen su origen los ríos Deva, Urola y Oria. 
Refugio de San Adrián
Parece que fue ayer, pero viendo la entrada del blog donde comentaba el recorrido que hice por la zona, ya hace 5 años de ello. Ya entonces me pareció que tenía que volver y subir ese punto tan alto. Un domingo de este mes de mayo que estaba pronosticado de buen tiempo nos animamos a hacer un recorrido circular de unos 15 Km. Hubo que madrugar, ya que teníamos por los menos 1 hora y media de coche hasta llegar al puerto de Otzaurte en Zegama, y de allí al collado de Aldaola donde se deja el coche para iniciar el ascenso.
Bosque en Aitzkorri

A primera hora las nubes bajas tapaban la montaña, el sol todavía tardaría en salir y de momento hacía bastante frío. Nada más empezar el recorrido ascendiendo entre hayas se llega enseguida al refugio de San Adrián, antigua casa de mikeletes, en una campa verde salpicada de arbolillos y arbustos. El camino está indicado con puntos en color amarillo, al principio pensé que se trataba de la señal del camino de Santiago, que también circula por aquí, pero luego me di cuenta de que indicaba el recorrido de la maratón de montaña mundialmente conocida Zegama-Aizkorri, recorrido de 42,195 km y con un desnivel acumulado de 5.472 m. La maratón se disputaría una semana después y había mucha gente entrenando, subían corriendo por el monte a una velocidad...

Campas en las faldas de Aitzkorri
Una vez pasado el refugio se sigue subiendo bastante y el recorrido transcurre dentro un magnífico bosque de hayas. Cuando acaba el bosque se llega a roca y ya se divisa en lo alto la ermita del Santo Cristo junto a la cima. Desde arriba las vistas son espectaculares, ahora que ya despejaba y salía el sol las campas de Urbía y las chabolas que las salpican se veían preciosas.


Arriba esperaban las otras cumbres del macizo, Aitxuri, Aketegi, muchos las hacían y se les veía entre la niebla. De aquí el recorrido seguía por la otra ladera, hacia las campas de Urbía. En mitad de este descenso había una curiosa veleta y ya en el llano se llega a la majada Arbelar, un grupo de chabolas de pastores. Por allí estaban las ovejas, reunidas bajo un gran árbol. Es en este lugar, donde si está el pastor te puede vender desde bebidas para la deshidratación hasta un buen queso.
En lo sucesivo el recorrido seguía por el llano, caminando por una pista y habiendo algunos refugios salpicados, llegando un momento en que se internaba en el bosque bastante trecho hasta encontrar una calzada medieval que conduce al túnel de San Adrián. A estas alturas del recorrido, con aproximadamente 12 km a la espalda, mis pies estaban cansados y para remate las piedras de la calzada acabaron por machacarme bastante más.


La calzada lleva al túnel de San Adrián, lugar de paso del camino de Santiago, Camino Real, usado para acceder a la meseta en tiempos pasados, lugar por el que transitaron y pararon hasta reyes, príncipes, peregrinos o bandoleros. Dentro se mantiene una iglesia y se ven restos de edificaciones. Cuesta imaginar a las gentes que pasaron y pararon por aquí, desde los romanos, por estos lugares tan duros para caminar. Una  vez pasado por este túnel ya se vuelve a ver el refugio de San Adrián del que habíamos partido y ya en poco se baja el camino hacia el coche. Un día magnífico.

Aitzkorri desde el llano



chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...